Si le estresan los constantes viajes de negocios, le desespera navegar por Internet o le irrita esperar en el teléfono, pronto estos inconvenientes serán cosa del pasado, expertos aseguran que los avances que optimizarán las comunicaciones están a la vuelta de la esquina.

Internet se transformará de ser una avalancha de datos en una red de alta calidad, HiQNet, por sus siglas en inglés, más inteligente, en la que íciberclonesí personales anticiparán constantemente los deseos, necesidades y preferencias de información de los usuarios.

“La gente dispondrá de ciberclones para que revisen la Web, filtren información de poca importancia y la presenten en el mejor formato”, aseguró Kenan Sahin, vicepresidente de tecnologías de software de Bell Labs.

Esta HiQNet, que será tan inmediata como el tono telefónico hoy día, será una parte tan integral de nuestras vidas que prácticamente será invisible.

La gente utilizará desde una televisión hasta un teléfono inalámbrico de solapa para tener acceso a ella. “La primera revolución de las comunicaciones en el Siglo 20 produjo aquellas basadas en el teléfono.

La segunda nos dio las basadas en la computadora, como son el correo electrónico e Internet. El Siglo 21 traerá una revolución en las comunicaciones basada en el conocimiento”, según Sahin. “Podremos utilizar software de redes inteligentes para ampliar y expandir el conocimiento humano”, agregó.

Inteligencia de Red

La misma inteligencia de la red ahorrará dinero a la gente. Lo que significa que se podrá obtener ayuda de expertos sobre cualquier cosa, desde enviar fotografías de los niños al resto de la familia hasta encontrar el empleo perfecto.

“El usuario podrá decir a su dispositivo de comunicación, ‘quiero hablar con Roberto en Chicago’, y el aparato logrará la mejor conexión al mejor costo”, dijo.

“Internet evolucionará de ser una complejidad en nuestras vidas, a la que tenemos que dedicar mucho tiempo para operar correctamente, a una herramienta oculta que mejorará nuestra calidad de vida y, al final, nos hará más humanos”.

Para el 2025, el mundo estará cubierto por una malla o piel de comunicaciones, de acuerdo con expertos de los Laboratorios Bell de Lucent Technologies. “Estamos construyendo la primera capa de una megarred que cubrirá al planeta como una malla o piel”, comentó Arun Netravali, presidente de Bell Labs.

“Conforme las comunicaciones se tornen más rápidas, en dispositivos más pequeños, a costos más económicos y más inteligentes en el siguiente milenio, esta malla, alimentada por una corriente continua de información, será más grande y útil”, agregó.

Creando red

La malla consistirá en millones de dispositivos electrónicos de medición, termostatos, válvulas de presión, detectores de contaminación, cámaras, micrófonosque vigilarán ciudades, caminos y el ambiente en general. “Éstos transmitirán datos directamente a la red, de la misma manera en que la piel transmite un flujo constante de datos sensoriales a nuestros cerebros”, afirmó Netravali.

Los sistemas podrían ser utilizados para prácticamente cualquier cosa, desde vigilar constantemente el tráfico en un camino rural, el nivel de agua en un río determinado o la temperatura de una playa, hasta la cantidad de alimentos que quedan en un refrigerador.

Estos sensores serán una fuente de una creciente cantidad de comunicaciones de objeto a objeto en el futuro. Para el 2010, pronostica que el volumen de estas interacciones superará la comunicación entre seres humanos.

“En el hogar, la lavadora de platos podrá llamar al fabricante cuando surja un problema y el fabricante podrá hacer un diagnóstico remoto. O de la misma manera, el dispositivo de riego del jardín podrá comunicarse con el Servicio Meteorológico Nacional antes de encenderse, para asegurarse que no se espera lluvia ese día”, explicó.

“Las redes inteligentes manejadas por software especializado y las tecnologías inalámbricas permitirán que se pueda localizar a la gente donde quiera que esté.

Diferentes envíos

El usuario tendrá la capacidad de elegir si desea enviar un mensaje por correo electrónico, correo de voz o a través de un videoclip”, dijo Rich Howard, director de investigaciones inalámbricas.

Las comunicaciones estarán impulsadas por la tecnología de “sistemas en un chip” que creará un futuro en el que los dispositivos de comunicación tendrán el tamaño de una pieza de joyería.

“Marcar un teléfono será un concepto que se aprenderá solamente en las clases de historia. Telefonear a cualquier persona será tan fácil como sólo pronunciar su nombre”, explicó Joseph Olive, director de modelado del lenguaje en Bell Labs.

Detrás de las predicciones Las proyecciones sobre comunicación se basan en algunas tendencias tecnológicas clave. Avances en software Las redes del futuro estarán acondicionadas a los usuarios individuales, gracias a los servlets o aplicaciones ejecutables de software que podrán correr sobre servidores de red.

“Estos dispositivos adecuarán la interfase de la red a las preferencias y necesidades individuales de los usuarios y mantendrán la información que se quiera disponible en todo momento”, explicó Murali Aravamudan, director técnico de Soluciones de Redes Convergentes.

“Cuando se está de viaje, los servlets personales se conectarán con un servidor local, de tal manera que donde quiera que se esté, se tendrá la misma visión de la red”.

Los servlets ofrecerán nuevos tipos de servicios de comunicación, incluyendo el marcaje a través de la voz, mensajería unificada y búsqueda inteligente de la Web. El ancho de banda La capacidad de la fibra óptica se duplica cada nueve meses.

Cuestión de distancia

Investigadores de Bell Labs demostraron recientemente la transmisión a mayor distancia y libre de errores de un trillón de bits (terabit) por segundo sobre un solo hilo de fibra. Un terabit por segundo es suficiente ancho de banda para transmitir 500 mil películas simultáneamente.

A la vanguardia de estas transmisiones masivas se encuentra uno de los más recientes avances ópticos de Bell Labs: colocar mil canales u ondas en una fibra. Al ritmo de avance actual, se estima que en 10 años una sola fibra transmitirá un cuadrillón de bits por segundo.

Esto pondría cantidades de ancho de banda prácticamente ilimitadas a disposición de los usuarios. Y es precisamente la disponibilidad abundante y a bajo costo de ancho de banda lo que permitirá la videoconferencia de alta calidad y más rápida en conexiones de Internet en el siguiente siglo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *